Docentes Multiplataforma

Planificar el regreso a clases a través del modelo hibrido

Compartir en Redes

Como todos sabemos el 2020 ha sido un año sumamente desafiante debido al contexto de la pandemia por el COVID-19. La UNESCO recientemente divulgó un reporte mundial que mostro su preocupación respecto al cierre de las escuelas.




Según la UNESCO: Actualmente 101 países mantienen sus escuelas abiertas y 48 países lo hacen de manera alternada.

Una vez superado el susto inicial y la ambientación a las aulas mediadas por tecnología, llegó el momento de planificar el 2021 considerando las dificultades del 2020 y contemplando el modelo de enseñanza hibrida con experiencias todavía no experimentadas por nuestros Alumnos, esto requiere de la creación de una nueva cultura.


El primer paso para adaptarnos a este nuevo escenario requiere saber que el modelo hibrido mezcla el ambiente presencial con el virtual, y debe poder ser adaptado conforme a la necesidad escolar. Por lo tanto se debe tener en cuenta que un grupo asistirá y otro participara de actividades mediadas por la tecnología en alternancia, con lo cual se deben planificar actividades para ambos grupos.


En una segunda instancia se debe comprender que este modelo tiende a contribuir con el proceso de recuperación del aprendizaje, ya que sabemos que debido al largo periodo de clases mediadas por las tecnologías, no fue posible la participación de todos los estudiantes, y en el caso de los que pudieron participar han quedado grandes lagunas y déficit en el proceso de enseñanza.


El modelo hibrido debe hacer foco en un ambiente de aprendizaje flexible, activo y pautado hacia desenvolver competencias y habilidades que abordan la metodología basada en proyectos y las dinámicas de trabajo en equipo. Este trabajo antes imaginado solo en la esfera de lo presencial, hoy es totalmente posible gracias a las tecnologías disponibles.

Necesitamos mezclar las diferentes posibilidades existentes para darle al alumno la posibilidad de ser protagonista de la construcción de su proceso de aprendizaje.

Planificación de acciones híbridas


La enseñanza híbrida está en el centro de las acciones docentes que valora por sus aportes en la mirada ecosistémica. Por lo tanto, planificar acciones requiere diseñar combinaciones que integren espacios, tiempos, metodologías y tutorías para ofrecer experiencias que mejor se adapten a las necesidades y posibilidades de los estudiantes.


1. Plan de estudios flexible

Es necesario planificar en busca de un currículum flexible que considere la evaluación diagnóstica como punto de partida y que contemple proyectos integradores que tengan como objetivo integrar áreas de conocimiento, actividades, proyectos, juegos en grupo o individuales, de forma colaborativa o personalizada.

Para realizar una enseñanza híbrida, es necesario que el proceso de aprendizaje sea continuo y que los estudiantes puedan percibir e involucrarse en esta construcción.

2. Escucha activa

Fusión y diversificación de propuestas son factores clave y es necesario apostar por aquellas que sean abiertas y que permitan una escucha activa, como, por ejemplo, hacer tiempos combinados; itinerarios y rutas de aprendizaje personalizadas; utilizar otros espacios y entornos escolares, además del aula; y hacer combinaciones y combinar con espacios virtuales en la búsqueda de repensar el currículo a través de metodologías activas; Adaptar y trabajar con la diversidad de espacios de mejora en el proceso de evaluación y en la construcción del conocimiento.

3. Modelos síncronos y asincrónicos   


Los procesos sincrónicos y asincrónicos merecen especial énfasis en la planificación, a través de un formato que busca personalizar la enseñanza y que contribuya al proceso de enseñanza-aprendizaje. Los modelos expositivos deben dejar el escenario en los modelos presenciales, ya que uno de los roles es capacitar a los estudiantes para que sean curadores y actúen de manera centralizada en el desarrollo de la cultura de participación activa, accediendo a materiales, leyendo y releyendo tanto tiempo como sea necesario, para que puedan disfrutar y potenciar los momentos presenciales aprovechando estas nuevas experiencias.

4. Función docente

En la docencia híbrida, el rol docente gana beneficios y protagonismo, como el poder dedicar más dudas a los alumnos, realizando un seguimiento más cercano e individual en el que pueden visualizar, recolectar y analizar datos e intervenir en el proceso de una manera más asertiva. . Para ello, es importante invertir en diferentes modalidades como el aula invertida.

 5. Modalidades de enseñanza

Las modalidades híbridas permiten buscar la interacción de la docencia y también atreverse en los modelos trayendo integración entre las clases presenciales y las clases mediadas por tecnología, así tenemos - la clase invertida, rotaciones por temporadas, rotaciones individuales y personalizadas. Modelos como el modelo flex que permiten la construcción de guiones adaptados, en la modalidad online, en el que el docente actúa como mediador. Y el modelo on demand que permite recorridos virtuales en los que la hibridación dependerá de la edad y avance del alumno al currículo y propuesta pedagógica que se ofrezca.


La educación híbrida es un camino sin retorno y que tiende a estar más presente en la educación básica por todos sus beneficios y por las oportunidades que estamos avanzando por la igualdad, equidad y valores integrales que apuntan a la creatividad.

2 comentarios en «Planificar el regreso a clases a través del modelo hibrido»

Responder a Fernández Luisa Elisa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *